martes, 19 de abril de 2011

GODZILLA RIDES AGAIN [Original: Gojira no gyakushû] (1955)

GODZILLA RIDES AGAIN Aka: GIGANTIS THE FIRE MONSTER [Original: Gojira no gyakushû] (1955)

Dir. Motoyoshi Oda

  • Guión: Shigeaki Hidaka, Shigeru Kayama, Takeo Murata
  • Actores: Hiroshi Koizumi, Setsuko Wakayama, Minoru Chiaki
  • País: Japón
  • Clasificación: Kaijus

Sinopsis:

La trama de la película se inicia cuando dos pilotos aviadores, Tusukioka y Kobayashi, amigos y trabajadores de una compañía que se dedica a patrullar las costas de Osaka para localizar cardúmenes de peces para las compañías pesqueras, por un problema técnico se ven obligados a descender en la pequeña isla de Iwato. Lo que descubrirán ahí los aterrorizará: dos gigantescos monstruos se encuentran enfrascados en una salvaje y titánica lucha. Uno de ellos es una bestia que parece un armadillo con picos y la otra…

Tusukioka y Kobayashi regresan y cuentan al Zoólogo, Dr. Tadokoro su experiencia. Los pilotos reconocen gracias a las láminas ilustradas de un libro sobre dinosaurios, al primero de ellos: un anquilosauro también conocido como Angilas al que se le da el sobre nombre de “asesino de lo vivo”. La otra criatura es nada menos y nada más que Gojira, la bestia que pensaban muerta en la bahía de Tokio. El Dr. Yamane, personaje del primer filme, vuelve para dar malas noticias a la ciudad de Osaka, según su propia experiencia, Gojira, la más grande de las dos bestias no se detendrá ante nada y no habrá forma de acabar con ella. Yamane sabe que este Gojira es “otro Gojira” pues el primero murió en la bahía de Tokio donde el experimento del Dr. Serizawa – el destructor de oxigeno – lo redujo a huesos. Sin embargo el secreto de la poderosa arma se ha perdido para siempre, al igual que su inventor. Entristecido, verdaderamente deprimido, el Dr. Yamane da su veredicto a la ciudad: si Gojira llega a esta, será el fin. Lo único que puede recomendar es que apaguen todas las luces de la ciudad para no enfurecer y atraer a la bestia, quien es sumamente sensible a las luces, a las cuales odia. Yamane supone que se debe a una especie de memoria residual sobre la bomba de hidrógeno que despertó a la primera criatura y que ahora ha hecho lo mismo con dos monstruos más. No hay más que hacer.

Lo que se temía ocurre y la bestia arriba cerca de la ciudad de Osaka. Las luces de toda la ciudad se apagan. Por el momento, la estrategia parece funcionar, pero un accidente causado por unos reos hace que una refinaría explote, y la gigantesca flama atrae a Gojira y también a Anguilas. Las bestias se enfrascan en otra batalla campal exactamente sobre el hermoso palacio de Osaka que se derrumbe ante el choque de las moles. Gojira logra matar a su adversario de un mordisco para calcinarlo con su aliento atómico después, solo para continuar su reinado de destrucción incinerando la ciudad. Finalmente, vuelve a perderse en el mar.

Una criatura a muerto y la otra sigue viva y es localizada cerca de Hokkaido, entrando a una isla volcánica de grandes y nevadas montañas. Rápidamente la Fuerza Área Japonesa entra en acción, siguiendo al intrépido de Kobayashi que ha decidido volar entre las montañas para localizar al objetivo. Gojira, efectivamente, se encuentra ahí dentro, en medio de una especie de cazo gigante formado por la geografía del lugar. Después de un bombardeo inútil, todo parece perdido, pero en una maniobra desesperada que casi parece un suicidio kamikaze, Kobayashi se abalanza contra el monstruo y este impacta a la avioneta son su aliento. La avioneta se estrella en la montaña y causa un alud que da la clave a los pilotos sobre lo que tienen que hacer: Bombardear las montañas para enterrar en un gigantesco desprendimiento de hielo y rocas que entierren al monstruo.

La misión se logra, pero no si la muerte de varios pilotos. El último golpe, el que enterrará la cabeza de Gojira lo da Tusukioka en honor a su amigo fallecido. El monstruo queda entonces ahí atrapado en la isla.

Comentarios:

Gojira resulto un éxito de taquilla en Japón y la compañía Toho no desperdició la oportunidad de seguir explotando a la criatura. Una segunda parte titulada Godzilla rides again [Original: Gojira no gyakushû] (1955) se filmó rápidamente y usando a otro director, Motoyoshi Oda, ya que Honda estaba en medio de otra filmación. En solo cinco meses estuvo lista para su estreno en cines pero por desgracia sin el éxito de la primera y básicamente sin la carga emocional y semántica de la original.

Este nuevo filme, muchísimo menos oscuro que el anterior, ya no basaba su discurso en la destrucción del Japón sino en su reconstrucción (tanto física como espiritual) y bajo una óptica – aunque sea difícil creerlo – bastante optimista.

Al contrario que Gojira, la película anterior, Godzilla rides again no se decanta por representar de nuevo la sensación de impotencia y desesperación expuesta en el primer filme. Aunque se nos vuelve a recordar que Gojira es un monstruo creado por la energía atómica, ahora parece simbolizar más una especie de fuerza natural destructiva más que un retorno metafórico a los días de guerra. Cuando Gojira destruye Osaka no se ven multitudes corriendo en medio del fuego, solo se ve la ciudad en llamas, como un lugar abandonado y solo. La presencia de los heridos y los damnificados, de los hospitales repletos y los cuerpos quemados han sido sustituidos por un los personajes que regresan a su ciudad, a sus oficinas y hogares para recuperar lo que quede de valor. Tres personajes de la película se encuentran de pie, al día siguiente, viendo la ruina en que se ha convertido su ciudad. Sus ropas no están hechas guiñapos. Koehi Wamaji, presidente de la asociación pesquera le dice a Shingo Shibeki, su administrador

- Shibeki, ¿ve usted de donde sale aquél humo? Ahí es donde estaba nuestra fábrica.

- Si. Esto es peor de lo que esperábamos.

- Pero estese tranquilo, Shibeki… lo voy a reconstruir.

El grupo entra a las oficinas- casi calcinadas - donde se encuentran los trabajadores intentando recuperar lo posible. Sus caras no son de derrota, ni de resignación. Son de quienes están dispuestos a luchar de nuevo, de volver a empezar. Incluso en la charla del grupo se disparan algunas bromas que son correadas con risas.

La escena es un una oficina. No en un casa, no en un centro militar. La oficina, el lugar donde se trabaja, el lugar que se tiene que defender para lograr producción, porque la producción, bien lo saben los japoneses, es progreso, y la forma más directa de logar bienestar y salir del hoyo donde se encuentran. Kobayashi es inmediatamente mandado a continuar con su trabajo, de indicar a las flotas pesqueras donde se encuentran los cardúmenes o las ballenas a Hokkaido y él lo acepta con alegría. El mundo sigue su marcha y los personajes de esta película lo saben. Incluso la boda de Tusukioka con su novia Hidemi que tendrá que ser pospuesta, es tomada con humor cuando ella dice que al menos así su futuro novio podrá ser feliz un rato más.

Por supuesto, estas vidas no pueden ser construidas sin sacrificios muy duros y este es representado con la muerte de Kobayashi y de los pilotos de la Fuerza Área Japonesa quienes tienen que realizar una misión casi suicida para enterrar a la bestia.

La visión de Oda, pues, no se regodea en el dolor, sino que se abre a la esperanza, una visión muy necesaria para los japoneses de la postguerra que poco a poco salían de la miseria para reconstruir no solo sus ciudades, sino sus vidas.

Por su parte es interesante ver como este “otro Gojira” es aceptado casi sin tapujos como el primero. Los personajes, aunque saben que se trata de otra bestia, no tienen empacho en achacarle las mismas características, los mismos comportamientos e incluso hablan de lo que él realizó en el pasado sin ser el original.

  • En Estados Unidos la película se presento como GIGANTIS, THE FIRE MONSTER y no como GODZILLA porque otra productora compró los derechos de exhibición de la película y por cuestiones legales no podía usar el nombre de Godzilla


[existe una versión en DVD]

4 comentarios:

Caracola Mágica dijo...

Hay que esperar tanto para que actualice, pero siempre vale la pena.

Anónimo dijo...

Me uno al comentario !!!
Queremos mas monstruossss !!!

NEXUS 6 dijo...

Un saludo, aprovecho para darte la enhorabuena por el blog, me parece muy interesante.
Lo visitaré más a menudo.

Si quieres estas invitado al mío, pasate cuando quieras es...

http://nexus666.blogspot.com/

Oz dijo...

Excelente post Gabriel, muchas gracias por compartirlo. Te quiero invitar a mi nuevo Blog de Cine de Terror que seguramente te gustará, espero tus comentarios en:
http://terror-en-el-cine.blogspot.com/

Un gran saludo, Oz.